Consejos, Fotografía

¿Qué trípode usar para una foto de noche?

Las condiciones en las que vas a sacar una fotografía determinan las herramientas y las lentes que necesitarás para ello. En este caso, nos preguntamos qué trípode sería el más conveniente a la hora de sacar fotografías en plena noche.

Antes que nada, es importante especificar que optar por un trípode ya determina el tipo de fotografía que harás. Por lo general, incluirá una exposición larga y su objeto ideal serán los paisajes.

Las características del trípode

Al tener que realizar una foto de exposición larga y, quizá, en un entorno natural, te enfrentas a las siguientes dificultades. La primera es la posible inadecuación del terreno para apoyar y mantener recto ningún tipo de objeto. La segunda, los posibles inconvenientes climatológicos como pueden ser el viento o la lluvia.

Para hacer frente a ambas, necesitarás un trípode estable, resistente y regulable. Lo mejor sería que pudieses regular la altura tanto del trípode mismo como de cada una de sus patas. Esto te permitiría situarlo en terrenos enormemente irregulares como un cúmulo de rocas, y mantenerlo firme.

Probablemente, un trípode de estas características no sea fácil de transportar. No obstante, ten en cuenta que lo emplearás en la noche. La falta de visión no te permitiría moverte libremente con la cámara en mano en busca de nuevas fotos. Con lo cual, bastará con que te centres en emplazarlo en el lugar adecuado y que planees tu foto de larga exposición al detalle.

Este es otro de los motivos por los cuales el empleo del trípode es tan adecuado para realizar fotografías nocturnas.

Tripode para foto nocturna

El equipo fotográfico

En este caso, te serán de gran ayuda cuatro elementos. El primero de ellos sería algún tipo de lona, capucha o cobertor para la cámara. Así la protegerás de una lluvia repentina o, incluso, si la sitúas frente a un accidente natural como una cascada, de salpicaduras.

Protector de lluvia para camara

Los otros tres elementos serían una linterna frontal, atada con una cinta alrededor de la cabeza, un puntero láser y una linterna de considerables dimensiones. La linterna frontal te servirá, evidentemente, para guiarte durante la noche a través de un entorno natural accidentado. En esas circunstancias, también te permitirá disponer el trípode y preparar la foto cómodamente, contando con las dos manos libres. El puntero láser, aunque no es tan indispensable, tiene la función de ayudarte a enfocar en una oscuridad impenetrable. En caso de que estés en un territorio muy cerrado, te facilitará mucho esta tarea.

Linterna fontral para foto nocturna

Respecto a la linterna de grandes dimensiones, sirve para iluminar el paisaje de forma artificial. Quizá no sea muy útil para paisajes abiertos como, por ejemplo, una cuenca. Pero, de nuevo, en caso de querer fotografiar un espacio más o menos cerrado como un claro, es realmente útil.

Linterna para foto nocturna

Un quinto elemento que añadir a tu equipo podría ser un cable disparador. Así, en caso de colocar el trípode sobre una superficie de difícil acceso, te evitaría tener que hacer equilibrismos y asumir riesgos innecesarios.

Seguro que, con estos consejos, puedas escoger el trípode y los elementos más beneficiosos para tu sesión de fotos.

Compartir:

Agregar un comentario