Fotografía

Practiquemos la exposición: Conceptos básicos de fotografía.

En este post conocerás conceptos básicos de fotografía, en especial, cómo trabajar la exposición de una buena fotografía.

Lo primero que debemos considerar, como dijimos en la primera parte del curso de fotografía, es que tienes que aprender a trabajar con la cámara en modo manual, para que seas tú quien hace la fotografía y no la cámara por sí sola.

La exposición es la cantidad de luz a la que se expone la toma de fotografía, la luz que pasa a través del sensor que hace que nazca la fotografía y va a depender de esta cantidad de luz, que tu imagen quede sobre expuesta, subexpuesta o compensada de luz, que sería expuesta.

Comenzamos con lo técnico.

La luz entrará a tu cámara sí o sí, pero será la velocidad de obturación que regule cuánto tiempo estará la luz en el sensor, esto es, la velocidad de obturación (en la introducción al curso te explicamos a grandes rasgos cómo funciona el obturador).

Cuánta luz entre, dependerá del diafragma, el que se abre o se cierra, dependiendo de si quieres que sea mucha o poca y por último, el ISO, que es la sensibilidad del sensor a la luz, que lo regularás en los valores preestablecidos, dependiendo de tu cámara.

Ahora bien, a menor ISO menor sensibilidad, por ello menor luminosidad, por el contrario, a mayor ISO, mayor claridad obtendrás, pero ojo con el granito que se genera en la fotografía. ( El tema ISO lo desarrollaremos post de la clase 4 )

La exposición de nuestras fotografías también dependerá de las intenciones que tengamos al capturar una imagen o situación, por ejemplo si deseamos dar énfasis al sol del lugar o demostrar el calor, podemos sobreexponer la fotografía, en cambio, si queremos demostrar que hay oscuridad (en el lugar o de sentimientos) podemos subexponerla.

Conceptos básicos de fotografia

Sobreexposición.

SobrexposiciónLa sobreexposición se genera cuando entra demasiada luz a nuestra imagen, puede ser por condiciones de tiempo, exceso de luz artificial o flash de relleno en ocasiones que no son aptas, sin embargo todo esto es regulable.

Siempre podemos compensar la luz y regular la velocidad del obturador para que esta sea más alta, o sea, que esté menos tiempo expuesto. En otras palabras, que el obturador se cierre más rápido.

Hay ocasiones en las que nuestra composición y contexto requieren que la imagen esté sobreexpuesta, porque queremos dar un aire de luminosidad, pulcritud, santidad. Pero esto será siempre bajo control. La decisión debe estar en nuestras manos.

Subexposición.

SubexposicionLa subexposición se genera cuando tenemos poca luz o dejamos que entre poca luz a nuestra cámara, como ya lo mencionamos, a través de la velocidad de obturación, la apertura del diafragma y la sensibilidad del ISO.

Cuando no permitimos que entre demasiada luz, la foto nos quedará más oscura que lo que vemos en la realidad. Incluso, en ocasiones, nos puede quedar absolutamente negra.

Por su parte, la subexposición también puede ser trabajada en base a nuestros requerimientos como capturador, pues, como ya lo decíamos, si queremos demostrar que estamos en una situación de poca luz, o queremos mostrar oscuridad emocional en el objeto de nuestra foto, podemos usar este elemento como un potenciador de imagen.

Compensación.

Una foto bien expuesta será aquella que refleje los colores tal y como los vemos en la realidad. Para ello debemos regular los tres elementos que ya debes tener claros en tu mente y que serán tu base para poder fotografiar según tus gustos.

Para poder hacer equilibrio de luz en nuestra fotografía deberás considerar la posición del sol, cantidad de luz en el ambiente y el color de los elementos a fotografiar, pues si por algún motivo se te ocurre captar la imagen de una flor blanca, en pleno verano, con el sol en su punto máximo de luz, lo que obtendrás será un cuadro blanco. En este caso, tienes que fijarte en las sombras y contrastes que tendrás, pues el blanco absorbe luz, por lo tanto, si no controlas la luz no obtendrás nada bueno.

Composición Fotográfica

¿Cómo saber si tiene una correcta exposición, previo a la fotografía?

Cuando recién estás iniciándote en fotografía lo mejor es experimentar, lanza la fotografía y revisa una y otra vez cómo te van quedando, una vez que vayas adaptándote, la regulación de ISO, diafragma y velocidad te serán innatas.

Ahora bien, si deseas de todas formas corroborar previamente la exposición, puedes revisar el histograma inserto en tu cámara. Casi todas las cámaras del mercado tienen este elemento que te será de ayuda.

Histograma

 

Busca en los botones de tu cámara el histograma, te mostrará de manera gráfica cuál es la exposición a la que está sometida tu fotografía en cada momento. Con ello ya podrás regular y ver qué te falta modificar.

Por otra parte, debes tener en cuenta que tu cámara cuenta con un exposímetro, que es el que permite evitar que tengamos sub o sobreexposición.

Este elemento estima la exposición que necesita el sensor para producir un resultado correcto en cuanto a exposición, la luz que se refleja y los valores de apertura, velocidad e ISO.

Si trabajáramos en modo automático, la cámara regularía los valores por sí solos, pero en este caso, debemos hacerlo nosotros, para ir acostumbrándonos a los movimientos y requerimientos de nuestra situación de captura.

Por último, te dejamos un dato anexo. Puede que hayas capturado unos bonitos momentos, sin embargo hay errores de exposición. Hay programas que pueden ayudarte a equilibrar la imagen, pero debes saber que una fotografía sobre expuesta es muy difícil de mejorar, porque ello implica que el programa de edición debe equilibrar hacia abajo los colores reales, que ya no existen si tuviste sobre exposición. En cambio, una fotografía subexpuesta se puede mejorar agregando, a través del programa de edición, más luminosidad y equilibrando los colores.

Sobrexpuesta vs subexpuesta

Ahora, debes ponerte a practicar, familiarizarte con los movimientos de obturador, diafragma e ISO, ser receptivo a los elementos del entorno, y tener claro que estos son sólo algunos conceptos básicos de fotografía.

Observar, calcular y disparar. La práctica de estos conceptos básicos de fotografía te irán convirtiendo en un buen fotógrafo.

 

 

Compartir:

Agregar un comentario